KOSMOXOXO EL ANDRÓGINO.

 

KOSMOXOXO EL ANDRÓGINO

Serie Nueva Era

Temática: Ciencia ficción. Fantasía

 Aventura primera

Kosmoxio nació nadie sabe dónde ni quienes fueron sus padres. Sin embargo a pesar de su delgadez flácida, sus ojos diminutos y su media estatura poseía un innato don de gentes y una inteligencia simpática. Siempre había tenido problemas con su pelo, pues le crecía tan alborotadamente y de forma tan desordenada que no en contadas ocasiones hubo de raparse la testa al no poder peinarse debido al rizado de su pelamen. 

En otro orden de cosas, nuestro simpático amigo vivía solo encerrado con sus libros e inventos. Por supuesto era autodidacta y nunca fue a la universidad, tampoco tuvo la oportunidad. En los últimos tiempos estudiaba muy a fondo la teoría de la HYDRA, tal como él la bautizó. Si finalmente su proyecto salía bien podría descubrir grandes enigmas del pasado de la humanidad y nadie en todo el planeta se daría cuenta, aunque no era poder propiamente dicho lo que Kosmoxio andaba buscando…

Tampoco era amor. Kosmoxio era andrógino de nacimiento. Poseía un solo e inmenso  ojo en medio de su cara, que ocultaba a las gentes normales con unas amplias gafas de sol. Esbozabas sus leves sonrisos con su boca pequeñita, y su diminuta nariz, solo le crecían pelos en la cabeza. Al carecer de emociones siendo humano, sentía honda extrañeza y curiosidad por los que se enamoraban y se casaban o tenían hijos, él debería de haber procreado por sí mismo pero se interrumpió el embarazo bebiendo una pócima extraída de un libro que robó en la noche, de una antiquísima biblioteca egipcia, propiedad de un magnate de las altas finanzas.

Cuando Kosmoxio descubrió que era un ser humano de los que existieron hace millones de años se quedó perplejo y muy asustado. Las cosas habían cambiado. Debido a este gran cambio sufrido, al saber quiénes fueron sus antepasados quedó preñado sin que ningún brebaje pudiese evitarlo. Con todo y con esto siguió con su magnífico experimento de la HYDRA.

También poseía otras aptitudes innatas como volverse permeable dentro del agua e invisible cuando soplaba el viento muy fuerte, aunque estos cambios solamente duraban segundos y formaban parte de su psiquis innata. ¿De dónde procedería Kosmoxio? Había otro asunto extraño, nunca envejecía. Contaba ya la edad de sesenta años y era el mismo de siempre, como si el tiempo y la erosión no tuviesen relación con él. Había descubierto muchas cosas sobre sí mismo y su extinguida especie, por fortuna era lo suficientemente parecido a los seres humanos actuales y podía pasar casi desapercibido, hasta que la inteligencia militar lo descubrió. Pero esto ocurrió más tarde de lo que ahora tratamos. El experimento de la HYDRA.

Kosmoxio no dio a luz otro andrógino sino a una bella niña de ojos preciosos, totalmente humana y sin defectos. Lloró por vez primera y comenzó a preparar la educación de su hija….

Continuará.

 Autor relato: Jorge Ofitas.  Sevilla. 2016. ®.©

 

Nº visitas

2131

Mis ebook en

  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
UA-99982081-1