Ferrari de corazones. ®.

Ferrari de corazones. ®.
Relato de sueños.
Jorge Ofitas. ®.
(Basado en hechos verídicos)

Mendel Look poeta de la gran metrópoli soñaba desde joven con conducir un Ferrari y por qué no poseerlo. Sin duda era muy extraño que un rapsoda le gustasen los coches de alta gama, teniendo en cuenta el perfil de los grandes poetas, sin embargo Mendel tenía sus motivos para qué le gustasen todos los coches, motivos sanguíneos por supuesto y no negaba nunca tal evidencia aunque sus colegas intelectuales lo tacharan por este motivo de fascista marquista él no comulgaba con ningún tipo de política y además se sentía orgulloso de esto. Ser objetivo es alma poesía… - Se decía -

Un día temprano de primavera a la hora de la alborada fue al parque hacer deporte para mantenerse en forma. Iba a iniciar su footing cuando oyó el sonido inconfundible del precioso auto de sus sueños. Estaba allí y era de color azul plata de repente apareció otro Ferrari del mismo modelo en color rojo. Se quedó estático sin correr mientras el sol salía e iluminaba los entresijos verdes del parque céntrico. El primer coche dio un acelerón y desapareció por la gran avenida mientras el conductor del segundo auto paraba el motor. Mendel no podía ver quién conducía la carroza roja de Maranello debido a los cristales tintados, entonces sacó su móvil para hacer una bonita fotografía de la mañana fría con aquel coche de sus sueños adornando la entrada del parque. De repente se le ocurrió acercarse y pedirle al propietario de aquella maravilla mecánica que le diera una vuelta por la ciudad amanecida, al fin y al cabo nunca se sabe que deseos puede concederte un potentado con buena mañana. ¿Por qué no? Se dijo. Y anduvo los cincuenta metros que le restaban arriesgándose a una hostil negativa. Se acercó a la ventanilla del conductor y dio un leve golpecito con sus nudillos… El cristal de la ventana comenzó a bajar cuando de repente vio a la mujer más impactante de toda su existencia. Solo qué, no podía verle el rostro porque ella sostenía con una mano una máscara de carnaval veneciana para ocultarse…

- Ah, eres tú. – Susurró ella amorosamente -
- ¿Me conoce? – Contestó el poeta sorprendido -
- Anda, súbete, vamos a dar una vuelta, quiero enseñarte algo y que me recites un poema…
- ¿Quién eres? No me suena su voz… Además no salgo con gente de su clase no puedo permitírmelo. Solo quería montarme alguna vez en una de estos coches... 

Infirió Mendel Look harto sorprendido y medio hechizado de ámbar gris a la bella preciosa más bonita que el Ferrari. Antes de que pudiese terminar de hablar ella se retiró la máscara carnavalesca e incitó a Mendel a que se acercara a la ventanilla un poco más, cuando lo hubo hecho le dio un beso de película que lo trastornó y luego la piloto exclamó:

- Soy tu Ferrari de corazones, poeta… Vámonos…

Y luego el coche desapareció entre las calles de la gran metrópoli llovida de sol…

FIN

Autor relato: Jorge Ofitas. ®.
Spain. 2017. Europe. 2018. ®.

Nº visitas

470

Mis ebook en

  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
UA-99982081-1