Esclavo de la esfinge.®.

Esclavo de la Esfinge. ®.
Relato corto.
Aventuras. Surrealismo. Misterio.
Jorge Ofitas. ®.

Hace muchos siglos un afamado arqueólogo viajaba por el desierto encontrando una gigantesca y fantástica Esfinge con los ojos blancos y cubierta de oro y otras joyas. Era tan bella que quedó extasiado he hipnotizado de inmediato, aunque se acercó demasiado y fue imantado por la Diosa de porcelana dorada y diamantes amarillos. Luego de esto el espacio se colmó de una fragancia tan maravillosa que hechizó al descubridor cegándolo de hondo amor, entonces la estatua tomó forma de mujer bellísima irresistible y majestuosa, exclamó:
- ¿Viniste por mí amor o por mis joyas y diamantes? Aventurero.
- Por tu amor, oh si, por tu amor, por supuesto, bella Esfinge.

– Respondió el aventurero inusitado. –

Entonces, respondió la Esfinge has elegido mi amor eterno, así que te quedaste sin los grandes tesoros que aquí anidan, ahora serás hasta tu muerte mi esclavo amante y yo siempre te corresponderé pero serás pobre hasta el final de tus días aquí en la Tierra

– Concluyó la Esfinge –

En ese mismo instante el aventurero desapareció siendo engullido por la Esfinge y a partir de aquí nunca más fue encontrado ni quedaron rastros de su existencia…

*****

Moraleja: La Esfinge puso a prueba al arqueólogo y este mintió. En realidad quería los tesoros pero dijo que la amaba a ella. Por esto lo esclavizó al amor para que aprendiera la lección pero… ¿Qué lección? ¿A dónde lo llevó? ¿Qué fue de él? ¿Por qué le hizo aquello? Nadie lo supo jamás, quizá tú lo descubras… ¿Y qué o quién era esa Esfinge? Porque también desapareció junto con aquel aventurero del desierto de la faz del planeta. 

 

FIN

 

Autor relato: Jorge Ofitas. ®.
Spain. 2016. ®. Europe. 2019. ®.

No video selected.

Obra relacionada

Comentarios de los clientes (2)

  • Emma Palenzuela

    Emma Palenzuela

    16 Agosto 2016 a las 06:17 | #

    MORALEJA: EL AMOR NO CORRESPONDIDO PUEDE CONVERTIRNOS EN ESCLAVOS.

    MUY INTERESANTE TU RELATO, JORGE.

    Responder

    • Jorge Ofitas

      Jorge Ofitas

      16 Agosto 2016 a las 20:40 | #

      Cada uno tiene su propia moraleja. La mía sobre este relato es que la Esfinge puso a prueba al arqueólogo y este mintió. En realidad quería los tesoros pero dijo que la amaba a ella. Por esto lo condenó al amor, para que aprendiera. ¿Lo pillas? Un beso y muchas gracias, Emma. Gracias.

      Responder

Deja un comentario

Estás comentando como invitado.