El satélite bipolar. ®.

El satélite bipolar. ®.
Relato. Ciencia ficción. Psicológico.
Jorge Ofitas. ®.

Un científico muy avanzado para su época creó un nuevo satélite de telecomunicaciones extraordinario. La nueva máquina espacial poseía la capacidad de espiar y escrutar dentro del cerebro de los seres humanos, cosa que hasta ese momento había sido impensable para la ciencia y la tecnología. Ya nadie podría guardar secretos. Así que a partir de ese momento incluso los pensamientos más íntimos de las personas serían desvelados para los poderes ultra secretos y así adelantarse a cualquier tipo de acción personal independiente fuese negativa o positiva. El acreditado ingeniero sin embargo no estaba de acuerdo con ponerlo en órbita y lamentó profundamente haber sido engañado por las autoridades que costearon el proyecto, no sirvió de nada, pues una vez construido fue puesto en el espacio con el más absoluto secretismo. El inventor dimitió y renunció a todo el dinero que le pertenecía por haber inventado la máquina escrutadora de la intimidad humana, solo que ocurrió algo increíble e inesperado.

Transcurridos unos días tras haber puesto el satélite en órbita la información recabada de los pensamientos íntimos humanos comenzaron a llegar al ordenador central fue cuando apareció repentinamente en el espacio persiguiendo al primer satélite otro satélite exactamente igual solo que este era astral cómo un espíritu luminoso que perseguía al primero contradiciendo todas las órdenes que tenía programadas.

Las autoridades e instituciones privadas no daban crédito a lo ocurrido y rogaron al inventor regresara a los laboratorios para analizar el extraño y enrevesado asunto, el científico accedió pues todo en la tierra se había duplicado, las personas, los animales, las plantas absolutamente todo era doble. ¿Qué había ocasionado este tremendo sin sentido bipolar? ¿Cómo era posible? Ahora una persona cualquiera iba acompañada de su otro yo a todas partes y cómo esto todo lo demás. Imagínense el caos. No solamente el nuevo invento no podía escrutar dentro de los cerebros humanos sino que además, los satélites más antiguos también eran perseguidos por su doble astral que contradecían las órdenes de las máquinas y no solamente esto.

Finalmente el científico no logró descubrir que había ocasionado el problema del desdoblamiento general y lo que ocurrió fue qué: Por ejemplo, si un político daba un discurso, al instante su doble astral le contradecía y todos los ciudadanos que asistían a un mitin de cierta ideología también se encontraban presentes en los mítines de los partidos oponentes, todo se volvió bipolar. Si alguien iba a comprar carne su otro yo compraba pescado. Si una persona tenía un perro cómo mascota su doble traía un gato. Si una señora compraba un modelito clásico de París su otra yo vestía encueros o de forma jipi. Los vegetarianos tenían otro yo carnívoro, si alguien compraba una casa en la playa su doble astral compraba otra en la montaña, si un matrimonio o pareja era feliz sus dobles astrales estaban a punto de divorciarse, los equipos de fútbol salían con 22 jugadores y los once astrales se metían goles en su propia portería, sí un bróker sacaba beneficio en la bolsa su otro yo se arruinaba en otra inversión, si alguien era cariñoso su otro yo era odioso y así sucesivamente en todos los ámbitos y órdenes de cosas. Imagínense el follón de mil demonios. Todo se había descompuesto en la sociedad con el todo duplicadamente opuesto y los ordenadores y celulares del globo emitían las mismas palabras de una antiguo filósofo: “Cuando se reconoce lo bello cómo bello aparece la fealdad, cuando se reconoce lo bello cómo bello aparece la fealdad”. La distorsión de la realidad era tal que inmediatamente retiraron del servicio el nuevo satélite desconectándolo absolutamente y bajándolo a la tierra para que así se pudiese volver a la normalidad cosa qué fue lograda; los dobles astrales bipolares de todas las cosas, plantas, animales y personas desaparecieron y se hizo la calma, y las aguas volvieron a sus cauce siguiendo la vida su curso natural.

Los ingenieros más laureados fueron congregados en un hangar secreto para estudiar el fenómeno alucinante y comenzaron por hacerle preguntas al ordenador central del satélite innovador claro qué con lo primera pregunta todo quedó resuelto.

- Hola, satélite espía. Soy el científico qué te creó. ¿Puedes decirnos qué ha ocurrido?¿Por qué no has podido realizar tu misión? ¿Qué o quién creó el satélite astral bipolar contradictorio?

El ordenador de la máquina solamente respondió una vez y luego se apagó para siempre sin que nada ni nadie lograran volver a encenderlo jamás, el cerebro de la máquina contestó:

“Los caminos del señor son inescrutables. Los caminos del señor son inescrutables. Los caminos del señor son inescrutables”.

FIN

Autor relato: Jorge Ofitas.
Spain. 2018. ®. Europe. 2018. ®.

Nº visitas

1204

Mis ebook en

  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
UA-99982081-1
Las cookies facilitan que puedas leer mis obras. Para poder leerlas, usted debe aceptar que utilizo cookies.
Más información De acuerdo Rechazar