El monje del Bardo Thodol. ®.

El monje del Bardo Thodol. ®.
Relato misterio.
Jorge Ofitas. ®.

Érase una vez un monje que vivía ignorante en la chozuela de un inhóspito lago. El monje creía haber nacido allí aunque no recordaba a sus padres ni parte de su infancia ni nada de nada. En el lago también había unas ramas nacidas del agua como los lotos. No existía nada más, tampoco se vislumbraba horizonte alguno y el sol siempre estaba escondido tras una bruma blanquecina que siempre formaba parte del paisaje.

El monje se alimentaba de peces que pescaba desde una escalerilla que había bajo el suelo de la choza. Y esta era su vida, meditar y pescar sin salir nunca de la cabaña. Una mañana al bajar a la escalerilla divisó a una persona que iba hacia el chozo del lago remando en una chalupa. El monje casi no sabía hablar ni tampoco sentía el deseo de irse de allí pues nunca conoció otra cosa. Al arribar la chalupa a las proximidades de la casita flotante, sorpresivamente, la bruma que cubría el lago desapareció. Como por arte de magia un pueblo muy bonito y moderno apareció rodeando el lago con sus casitas blancas y sus muelles. Cuando el monje que habitaba allí vio todo eso por primera vez en esa existencia quedó compungido y bloqueado. Entonces el recién llegado bajó del batel y dijo al monje:

- Qué extraño, monje. Anoche estaba ingresado en un hospital, me dormí y he despertado remando en esta chalupa por este paisaje inhóspito, mira, la bruma vuelve a ponerse y la oscura noche también. Dime, monje. ¿Qué sitio es este? ¿Dónde estamos? No siento mi cuerpo y ahora no recuerdo nada más.
- Bardo thodol, sí, creo que esto es el bardo thodol, la zona intermedia, pero no sé qué significa, por esto seguramente sigo aquí. Espera, ahora creo que lo sé, al llegar tú me ha sido revelado. Ahora veo el camino... 

De repente una luz blanca brillante purísima y cegadora comenzó a descender desde las entrañas de la oscuridad pasando por encima del chozo a una velocidad indescriptible. Cuando este halo de luz desapareció, el monje que habitó allí por largo tiempo desapareció también absorbido por la radiante luminaria deslumbradora y solo quedó el monje recién llegado que no recordaba nada ni sabría el significado de aquello por un espacio de tiempo incierto pues todo dependería de su ser extraviado debido a Karma, además allí el tiempo no existía, entonces una voz profunda y lamentosa proveniente de su más ínfimo ser le dijo: Tú ya estuviste aquí después de morir en la ignorancia; medita y encuentra la salida.

FIN

Autor cuento: Jorge Ofitas. ®.
Spain. 2016. ®. Europe. 2020. ®.

Nº visitas

9868

Mis ebook en

  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
UA-99982081-1
Las cookies facilitan que puedas leer mis obras. Para poder leerlas, usted debe aceptar que utilizo cookies.