Y te entregué aquella rosa.

 
Y te entregué aquella rosa,
entrelazada entre mis dedos,
pero me perdí en tus ojos,
y estalló el requiebro...
 
Reflejada en tu mirada,
se quedó la flor varada. 
 
Y sangraron mis dedos,
olvidados de mí,
no querían soltar la rosa,
flor espinosa de mi amor por ti...
 
Autor poema: Jorge Ofitas. 
Sevilla. 2005. ©.®.

Nº visitas

6297

Mis ebook en

  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
UA-99982081-1