De rio sarmiento.

 
De río sarmiento, qué sóla tu boca,
por el pensamiento de verde mora...
De cuando te espero en la quebrada,
llovido de jazmines, resuelto de besos...
Y se abre el abanico alado en tu color,
al barrunto de tu esencia...
Y late la tierra, y creo morir de agonía,
pensando en tu mirada, sabiéndote mía...
 
De río sarmiento, qué sola tu boca,
por el sentimiento del amor qué asola...
De cuando no vienes, se calla la tarde,
perfumada de ti, de nuestra historia...
¡Y salta el caudal! ¡Y los valles son grises!
¡Y muere la paciencia!. En la noche triste;
Qué apaga el camino,  lagrimal del bosque.
Muerte sin tus caricias.
 
De vuelta por el sendero, acunando en mi regreso, 
la nostalgia de aquel beso, soslayado de ambrosía...
 
¡De río sarmiento, qué sola tu boca!
¡De damas de noche, sin tu risa loca!...
De cuando me olvidas, no hay luz en mi patio.
¡Ni se abre mi alma! Si  no siento tus pasos.
Y sabiendo de ti, rebrota el geranio,
fingiendo  tu ausencia, con  leve desencanto.
¡Sin ir deprisa!. ¡Sin ir despacio!...
 
Amaneciendo,  en la paz de tus labios…
¡Sin sola tu boca!. Sin luz en mi patio. 
 
 
Autor poema: Jorge Ofitas. ®.
Sevilla. 2005. ®. 
 
 

Nº visitas

6293

Mis ebook en

  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
UA-99982081-1