Apenas queda tinta en mi sangre. ®.

 
Apenas queda tinta en mi sangre. ®.
Prosa poética. Autor: Jorge Ofitas. ®.
No puedo hallar un resquicio para amarte apenas queda tinta en mi sangre, con este temporal norteño, tampoco hay calor, murieron los cielos… Visualizo la playa partida por el invierno, parece la gloria muerte esas nubes rojas mezcladas con sal y la orquesta del viento no está… La poderosa trama carece de sonrisa para el que ama y no puedo vivir sin tu sonrisa, sin la belleza que atesora ese Dios que hay en ti, que ríe y llora… Dónde estarás ahora… Mi brisa bella, mi caricia doncella, mi fragancia adosada, mi piel erizada, mi tumulto de besos tiernos pausados tras la tormenta de tu mirada profunda que nubla mis sentidos… Amor, tú mi soporte vital, te has ido… Oh tierra mía, que le diré a las olas en la “atardecía”…. Mil brazos, tiene la Deidad de esta compasión que siento por mi poeta manchado, de barro salpicado, sin besos marcados del carmín de tu boca dibujada, por un artista, que fue maestro de cupido… Mi corazón se para lentamente, lo siento, mi poesía es un esperpento regalado, desde que huiste de mi lado, buscando al viento enjoyado, dónde una vez, besé tu despertar… No puedo hallar un resquicio para amarte, porqué ya no eres mía y sólo en mis sueños puedo amarte, amarte… Qué me has hecho, mi corazón no existe y duermo con la esperanza de morir… Qué me has hecho, que el aire no me basta para sostenerme… Abrazado a mi almohada pido un último sueño. Del que jamás quisiera volver…. ¿No sabes lo qué has hecho? ¡Yo te lo diré! Amor de mis días ¡Te prometo que yo te lo diré! Me has herido de muerte, ¡Sí! ¡De muerte! Y debo seguir andando el camino buscando posada y sustento... Una vieja mesa en el último rincón con la vela apagada y un jarro de vino. Si, con esto bastará... Para llorar por dentro y empapar mis pupilas henchidas de llanto... Y al recordar tu estampa, una lágrima fugitiva será del llanto amargo la misiva... ¿Qué me has hecho? Que en silencio quiero morir por si por allí te encuentro mía. Qué me hiciste. Con ese silencio, qué más que silencio son puñales de muerte… Qué me hiciste, mis ojos añoran el oreo, de la templanza robada, mi oído, perdió de la música el sentido… Pues, no encuentro un resquicio para amarte, apenas, queda tinta en mi sangre… Y solo en mis sueños, puedo amarte, amarte. 
Autor poema: Jorge Ofitas. ®.
Europa. 2012. ©. ®.

Nº visitas

312

Mis ebook en

  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
UA-99982081-1