La silla maravillosa. ®.

 

La silla maravillosa. ®.
Relato.
Cuento breve. Surrealismo.
Ciencia-Ficción. Multiverso.
Jorge Ofitas Creador. ®.
Escrita en 2008.

 

La silla fría de aquel banco parecía tétrica en su recuerdo violado. Por el leal invierno frío de la estepa acuosa la espesa nieve cubrió el parque. Siglos atrás ocurrió en algún lugar que alguien creó una silla maravillosa alguien de una nobleza tan pura y especial propia de los hombres más dignos y antiguos reyes o emperadores. Similar a lo que le ocurrió al rey Arturo con la leyenda de la famosa espada de la cual solo podría adueñarse la persona que poseyera absoluta pureza de corazón. La silla de nuestra historia según contaba la leyenda beneficiaría mágicamente y dotaría de poderes increíbles al hombre o mujer purísimos (en el sentido humano de la palabra) que se sentara sobre ella. Sin embargo la historia no recordaba ni un hecho relevante a este respecto después de su creación a saber por un mago, ángel, o supra humano, muy pocos sabían la ubicación exacta de la silla maravillosa y menos aún la verdadera historia de sus poderes.

No podía distinguirse entre aquellas bancadas, había que conocer el terreno y la leyenda. Sin embargo Jonás notó algo extraño en la uniformidad de los bancos, algo que no encajaba con la locuacidad más instintiva del orden de las cosas que fugazmente percibimos. ¿Qué era aquello? Así que comenzó a retirar algo de nieve…

Jonás Yahuda trabajaba para los servicios de limpieza encargados de sanear y reparar el mobiliario del parque. ¿Cómo no habré visto esto antes? Se preguntaba también de sus compañeros los que instalaron aquellas bancadas, debieron de ver aquella silla trono tan extraño cubierto ahora de nieve que pasaba día tras día asombrosamente desapercibido. Allí apareció la mujer haciendo fotos con su móvil, el funcionario de la limpieza la llamó al orden:

- No puede estar aquí. Y lo sabe señorita. ¿Qué fotografía?
- La silla fría de aquel banco parece tétrica en su recuerdo violado.
- ¡Espera no te vayas! ¿Puedes ver desde ahí esta silla? ¿No te parece muy diferente?
- Sí, me llamó la atención y subí por esto, es impresionante, nunca antes me fijé, muy extraño, no creo haber visto una silla igual en toda mi vida.
- ¿Te importa hacerme una fotografía sentado en la silla?
- Por supuesto que no, te la envío a wasap.
- Genial, espera, ahora…

De repente todo el suelo comenzó a temblar aunque paró en pocos segundos. Luego oscureció de repente y en medio del cielo apareció una estrella fugaz que devolvió la luz del día a la tierra de los hombres y mujeres. Jonás Yahuda despertó y se encontró en una cámara real o de una gran señor; llevaba puestas prendas carísimas, cuando giró la vista la vio a ella la misma chica del parque.

- Eh, despierta, tenemos que salir de aquí, despierta ¿No te acuerdas? Algo pasó con esa silla. El temblor, la noche repentina…
- Oh sí mi señor, anoche decías que me querías y hoy pretendes confundirme, que cosas más extrañas dices, apresúrate, debes reunirte con los señores de estas tierras eres el más poderoso. Y no tengo ni idea de lo que hablas…
- ¡Es el año 1526! ¡Qué sitio es este! – Dijo Jonás - Finalmente ella cambió el discurso -
- Está bien. Elige. ¿Prefieres vivir en el siglo XXI limpiando aceras y más solo que la una? ¿O prefieres ser el señor de estas tierras con cuadras llenas de oro y piedras preciosas, ni siquiera sabes ya donde guardar tantos tesoros, el pueblo feliz y tú enamorado de mí? Pues yo me quedo, se me olvidaba, no se puede regresar, cumple tu mandato…
- Es extraño, allá en el futuro solía tener un sueño dónde era un rico de origen judío español y vivía en las Américas pero no recuerdo nada más, no sé ni tu nombre:
- Te diré la verdad. Tú fuiste este potentado y construiste la silla maravillosa, alguien te la robó de la corte y la vendió yendo a parar a España, pero nadie logró activarla, pues solamente tu mi mago antes que rico podías hacerlo.
- ¿Y tú qué pintas en esta historia noble dama?
- Yo era una pirata a la quisiste matar, era la que te robó el trono mágico. No puedes volver porque tienes que inventar la silla maravillosa. Ya que me la llevaré tú noble dama es una ladrona… Sí, fui yo quien la robé…
- ¿Y qué hago contigo? No sé ni tu nombre y no voy a matarte, menos después de lo de anoche. Me gustas mucho… ¿Por qué me manipulas?
- Mi nombre me lo pondrás tú… Seré tu soberana pero esto ocurrirá dentro de mucho tiempo…
- Ja, ja, ja. ¿No me dirás qué soy un riquísimo señor soltero? Ja, ja, ja…
- ¡Pues sí! ¿Por qué crees qué sigo aquí? Je, je, je…
- Disculpa. Antes de decidir nada quiero saber cómo has averiguado todo eso.
- Muy fácil, probé la silla primero y vine aquí… Lo manipulé todo. Je, je…
- Pero si me has dicho que debía inventar la silla… Entonces. ¿Tú también puedes activarla?
- Así es. En el viaje anterior esperé a que la inventarás y luego te… Da igual no servirá de nada decírtelo, bésame…
- ¡Espera!
- ¡Qué! Mi soberano… ¡Eres maravilloso!...
- Soy muy sencillo y humilde, tú eres la maravilla. Lo siento te equivocas. Yo construí la silla y me envío a esa ciudad y a ese parque y te viniste conmigo, me enamoré de ti y he conseguido traerte, te diré la verdad, yo soy el genuino y antiguo mago soberano Jonás, ja, ja, ja… ¿Qué dices ahora?
- Sé qué esto te va a doler cariño. Yo soy la silla maravillosa y tu mi amor para siempre…
- Está bien, que así sea, te creo… No volveremos…
- No volveremos, hoy no irás a la corte, ¿lo sabes no?... Hoy es el día en que te inspirarás para crear la silla maravillosa… Porque yo me voy…
- ¿Y cómo haré tal cosa?
- Pues cuando yo desaparezca mañana la inventarás para ir a buscarme… Porque no puedes vivir sin mí…
- ¿Y adónde irás? No lo entiendo…
- Deberás descubrirlo por ti mismo… La silla te llevará hasta mí… Te amo…
- Y yo a ti… Y yo a ti… ¡Pero si te vas la silla desaparecerá contigo y dejaré de ser señor de estas tierras!
- Sí mi amor; la silla fría de aquel banco parecía tétrica en su recuerdo violado… Ahí te quedas, culmina el proyecto para que podamos estar juntos hasta la eternidad. – Y ella se evaporó…

Al desaparecer la silla con la bonita fotógrafa el sueño de Jonás también desapareció y se encontró siendo un empleado de la limpieza del año 1526 hasta que nuevamente consiguiera inventar la silla maravillosa asunto del que no tenía ni la más mínima idea. ¿Volvería ella? O simplemente Jonás Yahuda fue víctima de un hechizo del tiempo…

 

CONTINUARÁ…

Autor relato: Jorge Ofitas. ®.
Spain. 2008. 2018. ®. Europe. 2021. ®.

Nº visitas

1013

Mis ebook en

  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
UA-99982081-1
Las cookies facilitan que puedas leer mis obras. Para poder leerlas, usted debe aceptar que utilizo cookies.