La cíclica marea de la barbarie.

Martes, 17 Noviembre 2015. Articulo en Temas de actualidad Visitas : 9113

En 1945 nos hicieron creer que la II guerra mundial había concluido. Tras la división de Europa con los países del eje comunista, comenzó otra guerra encubierta de alto coste en vidas y recursos. Desde entonces se ha instalado en el mundo “la cíclica marea de la barbarie” Tan natural. Cada cierto tiempo, “guerra al canto” “Volverán las oscuras golondrinas” Dijo un gran poeta. Nunca mejor dicho. 

Muchos psicópatas e historiadores se escudan, que las guerras existieron siempre entre los pueblos. Claro que, con la salvaje diferencia de que antes, se juntaban en un prado unos cuantos de miles, y se mataban o descuartizaban con espadas, palos y lanzas y hasta los mismísimos reyes iban a la batalla. Hoy los cobardes se quedan a miles de kilómetros encerrados en búnkeres con sus botoncitos de la muerte “servidos a la carta”

Desde el último éxodo judío a Palestina y a Estados Unidos, mayormente, se han sucedido una y otra vez demasiadas guerras, siempre,  en puntos concretos del planeta. ¿Los motivos? Muy sencillo. Ventas masivas de armas, extinción de seres humanos, pruebas biológicas y armamentísticas, guerras entre tiburones de las finanzas, que son los que “montan la fiesta, cuando ven peligrar su sitio en el árbol” u otros poderes fácticos no visibles ni conocidos por la plebe, qué sólo es, material de laboratorio. ¡Y ya está! 

La guerra fría, Corea, Vietnam, la crisis de los mísiles de Cuba, la guerra de las Malvinas, las pruebas nucleares, destruyendo ecosistemas gratuitamente, la incesante inestabilidad en oriente medio, Afganistán, Palestina, con su particular ley del talión; si matas tres judíos, yo mato a diez mil palestinos. – Un momento. ¿Pero no es ojo por ojo y diente por diente? Um. Los balcanes, horrible genocidio en el corazón de Europa, permitido por todos/as. Bin laden; perteneció a la CIA. Las torres gemelas. Terrible. Los judíos no fueron a trabajar ese día al world trade center. El auto atentado de Madrid, para justificar la invasión de Iraq. Los atentados de Londres y París, bueno, bueno. - ¿Aún hay más? Si. Mucho, mucho más. Y lo que no conoce la opinión pública es terriblemente peor. “Y todos tan panchos”… 

Parando de contar batallas sangrientas y cobardes de los últimos setenta años, ahora, vuelta a empezar. Los pueblos son echados de sus casas, de sus barrios, de sus ciudades, de sus costumbres y tradiciones. El hombre es un animal de costumbres, no puede evitarlo, es su naturaleza. Si lo fuerzas a abandonar su mundo y sus biorritmos, se vuelve cruel, iracundo, desobediente y lo que es aún peor, enfermo. Es como querer sembrar jazmines en el desierto y pretender perfumarlo todo.  La globalización no puede ni debe dictar normas a la naturaleza, al igual que la ciencia. ¡No funciona así! Sería algo así cómo considerar loco a un mono, por adorar los plátanos, solo porque no soporta la dieta de la cautividad del zoo. 

Como el insomnio, tarde o temprano te destruye. La vida en la tierra es una pesadilla, de las malas. Y todos/as nosotros/as somos los cobardes  que lo seguimos permitiendo o quizá nos guste como son las cosas… Sádicos a lo menos… Perezosos que disfrutan con el orden cruel establecido. Esto es lo que somos. 

Recuerdo de los reportajes, las leves sonrisas de Adolf Hitler, cuando las cosas para el III reich no eran nada halagüeñas, él sabía que pasara lo que pasara, había ganado la guerra, sabía que otros vendrían, que a él bueno lo harían… Habría que preguntarle al general norteamericano, Patton, que falleció de una manera muy extraña, poco después de entrar en el corazón de europa con sus tropas… Hitler murió de viejo en algún lugar de sudamérica, tras negociar su exilio con sus sucesores, rusos y americanos. Ahora debe de estar trochándose de risa desde el mismísimo infierno… 

Escribo este artículo tras el terrible atentado que la noche anterior tuvo lugar en Francia y que como siempre pagaron los inocentes… ¿Es el estado islámico, como ya ocurrió en Afganistán con los talibanes, un producto de las ansias imperialistas ruso americanas y sus amigos? ¿O hay algo más qué no sabemos? Uf… ¡Qué peste! 

Sigo sin alcanzar a comprender los afanes de ciertos seres por resplandecer siempre y con la destrucción como bandera. ¡Mala educación amigos! La respuesta de los señores del dinero lo dice todo: - ¿Cuál es su límite de dinero señor? - ¡No hay límite! ¡Es más y más! - Por favor, que alguien llame a un buen psiquiatra o a unos pocos… ¡Traigan también filósofos y poetas! ¡Músicos y pintores! ¡Danzarines y teatreros! 

Asesinos de muy baja estofa son, los que hacen la guerra, en cualquiera de sus formas, apoyados por sus acólitos descendientes y cómplices con pellejos políticos… - ¿Qué comisión hay para mí por esta “ventita” de armas?... Sería aquí, la respuesta políticamente correcta. Basta por hoy. 

Autor artículo: Jorge Ofitas. Sevilla. 2015. ©. ®. 

 

Déje un comentario

Si envías un comentario estás aceptando mi política de privacidad

Mis ebook en

  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05

Etiquetas Blog

UA-99982081-1
Las cookies facilitan que puedas leer mis obras. Para poder leerlas, usted debe aceptar que utilizo cookies.
Más información De acuerdo Rechazar