Escribir por amor, condición sine qua non.

Miércoles, 16 Octubre 2013. Articulo en Reflexiones para leer Visitas : 13006

Libro con corazón
Cuando leo a autores de éxito, sin citar nombres, me anima saber que no existen muchas diferencias entre ellos y este escribano, en lo que a calidad y contenido se refiere. Tal vez la diferencia que marca el éxito entre los que venden muchos libros y otros que no, esté en la forma de presentar estos y en la manera de promocionarlos, opino que lo esencial (independientemente de tener calidad) si quieres vender algo a alguien, es amar a todo el mundo; condición sine qua non. 
 
Hay autores a lo largo y ancho de la historia librera, que consiguieron un best seller y luego acabaron en el olvido, otros se suicidaron o murieron y otros tantos consiguieron más éxitos con sus creaciones posteriores, a fin de cuentas, conseguir un éxito de ventas, no significa que el libro en cuestión sea bueno o de gran calidad, significa, que gusta a la mayoría de lectores que compran libros (no los roban) y el éxito económico solo sirve para comprar tiempo, si no cuentas con ingresos adicionales para sostener tu carrera literaria. 
 
Cuando se escribe por vocación, como es mi caso, conseguir un éxito de ventas, no es el clímax, no es el objetivo primordial, por supuesto, si quieres mantenerte a flote debes vender muchos libros, pero ya se sabe, que apostar por necesidad es perder por obligación.  En la angosta y desagradecida carrera literaria, no se puede, ni se deben, escribir cosas bellas pensando en el maldito dinero, que todo lo ensucia, transformando a muchas personas en codiciosas, que al final se ven envueltas en el popular “círculo vicioso del 99”. El dinero es el mayor motivo de muertes y desgracias en la historia de la humanidad y a fin de cuentas esto no tiene nada de poético ni literario.  
 
Con las nuevas tecnologías y redes sociales, se ha incrementado el número de escritores y escritoras que ya no necesitan un padrino, para que apueste por su arte y figura, ahora cualquiera puede editar un libro, el éxito de ventas es otra cosa. 
 
A menudo vemos a políticos, deportistas, toreros, cantantes y otras personas que en nada tienen que ver con el arte de escribir y de amar, editar sus memorias o sus autobiografías, contando sus experiencias, que bien podrían ser las experiencias de un cuponero o un barrendero, (sin dejar de esgrimir que la de estos últimos podrían ser más interesantes) pero las gentes las compran y las ensalzan a best seller, las prefieren a un buen libro de poesía, de ciencia-ficción o de cualquier otro género escrito desde la vocación y el corazón. Como afirmó muy acertadamente el eminente psicoanalista, psicólogo social y filósofo humanista Erich Fromm, que dijo esto acerca de los patrones de conformidad de la humanidad, en su ya famoso libro “El arte de amar”, publicado en 1959: 
[…] Aun los sentimientos están prescritos: alegría, tolerancia, responsabilidad, ambición y habilidad para llevarse bien con todo el mundo sin inconvenientes. Las diversiones están rutinizadas en forma similar, aunque no tan drástica. Los clubs del libro seleccionan el material de lectura; los dueños de cinematógrafos y salas de espectáculos, las películas, y pagan, además, la propaganda respectiva; el resto también es uniforme; el paseo en auto del domingo, la sesión de televisión, la partida de naipes, las reuniones sociales. Desde el nacimiento hasta la muerte, de lunes a lunes, de la mañana a la noche: todas las actividades están rutinizadas y prefabricadas. ¿Cómo puede  un hombre preso en esa red de actividades rutinarias recordar que es un hombre, un individuo único, al que sólo le ha sido otorgada una única oportunidad de vivir, con esperanzas y desilusiones, con dolor y temor, con el anhelo de amar y el miedo a la nada y a la separatidad? […] Ya ha llovido desde 1959, las cosas sin embargo han ido a peor para el arte de amar y de amarse… 
 
El secreto del éxito literario, desde mi humilde punto de vista, radica en gran medida en sentir la profesión, latir con ella, por supuesto tener calidad y marcar diferencias, aunque estas, no te lleven a los primeros lugares de las listas de ventas, fuera de toda duda, todo escrito bien redactado que lleve corazón, no necesita venderse, a no ser que escribas por dinero o lo necesites para escribir. Así que, si eres lector, no leas lo que te recomienden las mercadotecnias, lee lo que te dicte tu corazón, porque el hombre no construye nada que sobreviva a un libro, leí en alguna parte y los buenos libros, nunca fueron escritos por interés de la clase que fuesen, los buenos libros, siempre fueron escritos por amor; condición sine qua non. 
 
Autor texto: Jorge Ofitas. 
Sevilla. 2013. ©. ®. 
 

Comentarios (2)

  • Emma Palenzuela

    Emma Palenzuela

    13 Septiembre 2016 a las 21:10 |
    Totalmente de acuerdo, Jorge. Mi consejo es que sigas escribiendo por amor, y el dinero y el éxito llegarán por Justicia Divina. Eres un Gran Escritor, aunque tus libros no sean los más vendidos por ahora. La imaginación es lo más importante y eso a ti te sobra. DIOS TE BENDIGA.

    responder

    • Jorge Ofitas

      Jorge Ofitas

      14 Enero 2017 a las 03:55 |
      Gracias Emma, lo has pillado. Muy agradecido señora culta. Abrazo literario para vos. Jorge.

      responder

Déje un comentario

Estás comentando como invitado.Si lo prefieres ,no es necesario introducir tu correo electronico

Mis ebook en

  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05

Etiquetas Blog

UA-99982081-1