El poderoso de la cruenta ruina.

Miércoles, 28 Mayo 2014. Articulo en Reflexiones para leer Visitas : 14099

 
Así es que nadie estaba dispuesto a cambiar nada y los desesperados se pusieron en guardia. No solo el clima y ciertos comportamientos de la naturaleza estaban cambiando, la misma raza humana era la que debido a un defecto en su constitución pudrió́ el planeta tierra, era tan cruel esta raza de hombres, que fabricaban enfermedades y objetos destructivos para aniquilarse entre ellos mismos.
- ¿Y qué ocurrió́?
Cómo en todas las épocas, había unos pocos que querían cambiar las cosas, pero no era suficiente, pues el poder “homínido” dominante lo tenían muy pocas personas que controlaban casi todo.
- Entonces.
No había ninguno de esos poderosos entre aquellos qué querían ordenar la materias pues se le extirpó a los hombres la curiosidad para plantearse nuevas metas, autómatas. Las nuevas generaciones serían en toda regla esclavos serviles de la virtualidad para todo, un mal uso de los logros en tecnología extinguiría el planeta en poco tiempo, entonces ocurrió algo.
- ¿Qué ocurrió?
Un hombre muy poderoso soñó algo, tuvo una intensa visión. Era uno de esos hombres que poseían gran poder sobre las masas, su ambición no tenía límites y no dudaba, cuando se trataba de compartir su riqueza, era ciego y sordo. Así que haciendo caso omiso a los sabios consejos de las nuevas generaciones naturistas, el potentado siguió con su política de tipo evolutiva, construyendo mundos virtuales para desorbitar a los consumidores y así seguir engordando sus gruesas cuentas bancarias y agigantando sus propiedades mientras a vista de casi todos, el planeta se desintegraba. Un día quedó dormido entre unos árboles tras haber compartido una tarde con una de sus bellas amantes. Cuando despertó todo lo que había a su alrededor había desaparecido entonces, pidió un deseo. 
- ¿Y cuál fue ese deseo? 
Quería sentir y ver con sus ojos internos la verdad de lo que las personas del planeta sentían o pensaban de él. Vio que los mares ya no contenían peces, los cielos ya no eran dibujados por las aves ni por las nubes blancas, todo era gris oscuro y los pueblos habían sido arrasados y al final del horizonte un tribunal compuesto por seres superiores que portaban una balanza y una guadaña le esperaban para el juicio sumarísimo por haber usado mal los poderes que se le dieron, antes pudo ver lo que quedaba de su país, sus pueblos, las gentes deambulaban buscando comida, cobijo y medicinas para sanar sus heridas, pero no había nadie para ayudarles, los ricos también habían sido destruidos. Vio entonces que él estaba bien y sabía donde estaba su casa donde en un refugio que construyó guardaba toneladas de medicinas y alimentos para ayudar a toda esa gente que antes no significaban nada para él. Se le apareció un poderoso Ángel y le dijo: - Hemos visto qué has aprendido la lección y estabas dispuesto a compartir todas esas cosas con los desgraciados del mundo que antes tú esclavizaste para hacerte poderoso, así sea.
 
Cuando llegó a su mansión no había nada todo era un terreno yermo de edificios en ruinas, desesperado se echó a morir, mientras pensaba en todas esas personas que le amaron y que para siempre, habían desaparecido.
- ¿Y que ocurrió?
Pues entonces despertó entre aquellos árboles de la tarde con una bonita mujer que le esperaba del sueño con una sonrisa mágica y amorosa. Bueno, ya no poseía nada y se dio perfecta cuenta que era un hombre humilde que luchaba por cambiar las cosas...
 
FIN
Autor relato: Jorge Ofitas. Sevilla. 2012. ®. ©.
 

Comentarios (2)

  • Zoraya

    Zoraya

    24 Agosto 2016 a las 00:16 |
    Excelente, este relato tuyo debería circular por todo el mundo, ojala pudiera hacer que aquí mucha gente lo leyera y, sobre todo lo entendieran, para aplicarlo aquí. Y pudieran arreglarse tantas cosas.
    Saludos
    Zoray

    responder

  • Emma Palenzuela

    Emma Palenzuela

    13 Octubre 2016 a las 17:45 |
    Muy buen relato, Jorge. Ojalá lograra sensibilizar a muchos para que nuestro mundo pueda salvarse. Felicitaciones, amigo Escritor.

    responder

Déje un comentario

Si envías un comentario estás aceptando mi política de privacidad

Mis ebook en

  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05
  • Icon 01
  • Icon 04
  • Icon 05

Etiquetas Blog

UA-99982081-1
Las cookies facilitan que puedas leer mis obras. Para poder leerlas, usted debe aceptar que utilizo cookies.
Más información De acuerdo Rechazar